GUARDIANES

 
 
elven.png
 

GUARDIANES

 
 
 
 

Audio

 

Entonces el Señor dijo a Caín: ¿Dónde está tu hermano Abel? Y él respondió: No sé. ¿Soy yo acaso guardián de mi hermano? Génesis 4:9

Después de que Caín movido por envidia e ira, mató a su hermano Abel, Dios le preguntó por él. Pueden parecer dos simples preguntas en este versículo pero ambas son sumamente importantes. No es que Dios no supiera lo que había pasado, la pregunta es tan importante que no solo está dirigida a Caín en esos tiempos, Dios quería enseñarnos algo más. Así como Caín, ¿te has preguntado también si es tu responsabilidad ser guardián, apoyar y levantar a otro hombre?

Déjame llevarte al pasaje en Génesis 14 donde Abram nos da una gran enseñanza al respecto. Durante el ataque de unos reyes a las ciudades de Sodoma y Gomorra, la gente del lugar era llevada cautiva y Lot, sobrino de Abram, fue llevado con todas sus posesiones. Abram al enterarse movilizó a todos los hombres adiestrados de su casa y salió a su rescate persiguiéndolos toda la noche hasta que llegó a Hoba y derrotó ahí a esos reyes. De esta forma recobró todos los bienes, a Lot con sus posesiones, a las mujeres y a toda la gente. (Génesis 14:1-16) ¿Te das cuenta de todo lo que hizo Abratm por su sobrino Lot?

Entonces Melquisedec, rey de Salem, sacó pan y vino; él era sacerdote del Dios Altísimo. Y lo bendijo, diciendo: Bendito sea Abram del Dios Altísimo, creador del cielo y de la tierra; y bendito sea el Dios Altísimo que entregó a tus enemigos en tu mano. Génesis 14:18-20

Al realizar un estudio a fondo de este pasaje, vemos que es Jesucristo mismo haciendo una aparición en el Antiguo Testamento para bendecir a Abram por rescatar a Lot. Ahora bien, date cuenta que Lot se puso en peligro él mismo al estar viviendo en un lugar que no debía pero eso no detuvo a Abram para rescatarlo y es por eso que Dios lo bendice. Así que amigo, ¡SÍ! Sí somos guardianes de otros hombres. Dios nos ha llamado a ser responsables por la vida de nuestros amigos y compañeros. Debemos cuidar sus espaldas y guiarlos en su caminar con Dios. Debemos guiar a aquellos que no conocen de Dios al conocimiento de su Palabra pero también debemos velar por aquellos que caminan con nosotros y estar dispuestos a animarlos, luchar y rescatarlos cuando están en pecado o en una situación de riesgo.

Nuestro lema en De Hombre A Hombre está basado en Proverbios 27:17 El hierro se afila con hierro, y el hombre con otro hombre, pues entendemos que Dios nos ha llamado a vivir la vida en compañerismo, protegiéndonos y levantándonos los unos a los otros. Piensa en un amigo que debe volver a casa o que aún no conoce de Dios y al igual que Abram, seamos hombres que arriesgan su vida por otros y al hacerlo Dios nos va a bendecir.

Tu amigo,

Chris Richards

 
Vino Nuevo