HIERRO CON HIERRO

 
 
four.png
 

HIERRO CON HIERRO

 
 
 
 

Durante la creación de los cielos y la tierra, al final del día, Dios veía su obra y veía que todo estaba en orden. Sin embargo, en el segundo capítulo de Génesis, en el verso 18 aparecen unas palabras que me imagino sacudieron y detuvieron a todos los ángeles en el cielo: «No es bueno» ¿Qué? ¿Cómo que hay algo fuera del orden de Dios?, seguro pensaron asombrados. «No es bueno que el hombre esté solo.»

Sé que muchas veces este versículo es usado para hablarnos del matrimonio porque es aquí cuando Dios creó a Eva para ser compañera de Adán, pero hay una verdad que va más allá de esto y que tú y yo como hombres debemos entender. Dios nos está hablando aquí también de que no es bueno que vivamos vidas solitarias, especialmente como hombres cristianos. Eclesiastés 4:9-12 dice Mejores son dos que uno; porque tienen mejor paga de su trabajo. Porque si cayeren, el uno levantará a su compañero; pero ¡ay del solo! que cuando cayere, no habrá segundo que lo levante. También si dos durmieren juntos, se calentarán mutuamente; mas ¿cómo se calentará uno solo? Y si alguno prevaleciere contra uno, dos le resistirán; y cordón de tres dobleces no se rompe pronto. Aquí no habla del matrimonio, nos está hablando de la relación hombre con hombre. Dios quiere que aprendamos que no podemos caminar solos en nuestra fe, que entendamos que en nuestra vida diaria necesitamos hombres que nos hagan fuertes en nuestros momentos de lucha y debilidad.

Durante las olimpiadas de 1968 en la ciudad de México había un norteamericano compitiendo en el salto de longitud a quien solo le quedaba una última oportunidad para brincar y calificar ya que en los intentos anteriores había cometido falta al pisar la raya así que en su último intento, un amigo se acercó a él y le dijo que se alejara un metro de la raya para que pudiera realizar su salto sin ser descalificado. Este hombre le hizo caso a su amigo, se alejó y saltó desde atrás. No solo calificó para la prueba sino que rompió récord y se llevó a casa la medalla de oro. Todo esto fue posible porque tuvo un amigo que le dijo “aléjate de la raya” y como hombres, este tipo de amigos son los que necesitamos en nuestra vida. Amigos que nos den buenos consejos, que nos digan cuando necesitamos alejarnos de la raya, cuando debemos cambiar o dejar de hacer ciertas cosas... “No seas cariñoso con esa mujer que no es tu esposa", “Estás gastando demasiado dinero que no tienes”, etc. Debemos escuchar esa voz, ser humildes y entender que es Dios hablándonos a través de nuestro amigo.

El lema de De Hombre A Hombre está basado en Proverbios 27:17 que nos dice El hierro se afila con el hierro, y el hombre en el trato con el hombre. Cuando el hierro se forma tiene que pasar por un proceso en el que el herrero lo somete al fuego, lo saca y luego le da fuertes golpes para formarlo y darle filo. Si queremos ser hombres genuinos de Dios tenemos que tener esos amigos que nos confronten y nos hagan ver lo que estamos haciendo mal y cuando lo hagan, tú y yo no debemos enojarnos sino aceptarlo como Palabra de Dios a nuestras vidas.

Cuando Dios crea a Adán y Eva, en Génesis 2:25 destaca una característica en ellos: estaban desnudos, pero ninguno de los dos sentía vergüenza. Esto nos habla de que en nuestras relaciones con otros hombres cristianos necesitamos ser transparentes, tengo que tener la confianza de decirle a mi amigo cuales son mis luchas y tentaciones y entender que no se va a escandalizar sino que va a orar por mí y me va a ayudar. Tengo un amigo, un hombre de Dios, que un día se sintió atraído hacia una mujer que no era su esposa. Él reconoció su situación, oró, ayunó y reprendió al diablo pero aun así no podía vencerlo. Sabía que si no hacía algo iba a terminar en la cama con esa mujer así que se armó de valor, buscó un compañero, un hombre cristiano, un hombre de fe. Se acercó a mí y fue transparente, me contó su lucha y oré por él. En el momento en el que se abrió con un amigo la tentación fue rota. Hoy puedo darte testimonio de que mi amigo le sigue siendo fiel a su esposa porque fue suficientemente hombre al reconocer que no podía caminar la vida cristiana a solas. Te invito a que busques hombres de fe con los cuales puedas formar una relación de amistad y que juntos puedan animarse y afilarse el uno al otro.

 
Vino Nuevo