IDENTIDAD

 
 
FIVE.png
 

IDENTIDAD

 
 
 
 

En Génesis 2:21-22 encontramos que el Señor Dios hizo caer un sueño profundo sobre el hombre, y éste se durmió; y Dios tomó una de sus costillas, y cerró la carne en ese lugar. Y de la costilla que el Señor Dios había tomado del hombre, formó una mujer y la trajo al hombre. Esto nos habla claramente del patrón de relación en el mundo que Dios estableció: un hombre y una mujer. Dios les dio a ambos una identidad desde el inicio de la creación la cual no estaba a su elección, fue impuesta por Dios.

Hoy en día la mentira ha infiltrado en nuestra cultura y ha cambiado la verdad de Dios sembrando confusión en los hombres y mujeres, quienes dudan de Su voluntad y cuestionan si la identidad que les fue otorgada por Él es la correcta, incluso se sienten con el derecho de decidir qué quieren ser de acuerdo con lo que “sienten” o “piensan” por lo tanto creen que tienen la “libertad” (la cual solo es una mentira del enemigo) de elegir si quieren estar con un hombre o una mujer, dejando a un lado el patrón inicial establecido por Dios. (Romanos 1:21-26)

Hay que entender que la homosexualidad es un pecado contra Dios como cualquier otro. No debemos odiar a los homosexuales, al contrario debemos amarlos, darles a conocer la verdad de Dios y ayudarlos a salir de esa lucha de identidad e imagen por la que están pasando. Amigo, si tú estás pasando por esto quiero decirte que Dios te ama, que la iglesia te amamos y que puedes acercarte a nosotros para pedir ayuda. No nos vamos a escandalizar al respecto sino que vamos a orar por ti y juntos, con ayuda de Dios, disipar toda confusión de tu vida.

Como hombres debemos recordar que Dios nos ha hecho a su imagen, que nos ha dado su capacidad y que debemos darle gracias por cómo Él nos hizo, por la identidad de hombres que nos dio, por la hombría que depositó en nosotros y vivir bajo el patrón y en la identidad que Él estableció desde el inicio de la creación. dios te ha creado a su imagen con su capacidad pero vamos caminando en el patrón de dios no en nuestro propio patrón ves muchas veces queremos.

 
Vino Nuevo