Manual del fabricante

 
 
ONE.png
 

MANUAL DEL FABRICANTE

 
 
 
 

Cuando compras un carro viene con un manual que incluye instrucciones sobre el rendimiento del carro, sus funciones, cuándo cambiar el aceite, qué tipo de gasolina usar, etc. Dios a ti y a mí nos ha dado también un manual con instrucciones, la Palabra de Dios, la Biblia.

Este manual no es para tenerlo guardado como el manual del carro, que si somos honestos, nunca leemos y solo lo tenemos guardado en la guantera del carro. Tristemente muchos de nosotros hacemos esto con la Palabra de Dios, la dejamos en un cajón o la tenemos almacenada en nuestro celular pero nunca la abrimos para leerla.

David nos dice en Salmos 1:1-3 ¡Bienaventurado es el hombre que en la ley del Señor está su deleite, y en su ley medita de día y de noche! Será como árbol firmemente plantado junto a corrientes de agua, que da su fruto a su tiempo, en todo lo que hace, prospera. ¡Qué increíble lo que Dios nos promete en su Palabra si meditamos y pasamos tiempo ella! Él nos va a establecer y hacer florecer en todas las áreas de nuestra vida.

La Biblia no es un libro religioso lleno de dogmas y doctrinas, es un libro que nos habla de cómo vivir una vida cristiana práctica y sencilla, cómo ser buenos esposos y padres de familia, hombres exitosos de negocios y cómo prosperar en nuestro trabajo, nos enseña a relacionarnos con otras personas y nos instruye en nuestro caminar y relación con Dios.

Salmos 119:11 nos dice En mi corazón he atesorado tu palabra, para no pecar contra ti. La Palabra de Dios es un escudo que nos protege de tentaciones y de todo lo que el enemigo quiere traer a en nuestras vidas, nos da la fuerza y virtud para luchar y vencer. Es lámpara a nuestros pies y lumbrera a nuestro camino, nos guía en todas las áreas de nuestra vida.

Cuando Josué estaba por tomar y guiar a Israel a la tierra prometida, Dios le dice Este libro de la ley no se apartará de tu boca, sino que meditarás en él día y noche, para que cuides de hacer todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino y tendrás éxito. Josué 1:8

Dios quiere que como hombres tengamos éxito. Éxito como esposo, padre, hijo, éxito en tu trabajo, en tu negocio, en todo lo que emprendas y en tu caminar con Él. ¿Cómo? Pasando tiempo en la Palabra de Dios, no como una tarea, lucha o rito religioso sino para:

  1. Ver a Jesús. No importa que parte de la Biblia estemos leyendo, la Biblia entera nos enseña sobre la persona de Jesucristo y quién es Él.

  2. Para ser transformados por la gloria de Dios. La palabra de Dios cambia nuestras vidas para ser más como Jesucristo. Pablo nos dice que al contemplar como en un espejo la gloria del Señor (sumergirnos en la Palabra es una forma de contemplar Su gloria), somos transformados de gloria en gloria por el Espíritu a la misma imagen de Dios (2 Corintios 3:18).

Vino Nuevo