¡Cuán bienaventurado es el hombre que sabe lo que es la voz de júbilo! Andan, Señor, a la luz de tu rostro. En tu nombre se regocijan todo el día, y por tu justicia son enaltecidos.


Salmo 89:15-16